Abstinencia (part 2)

Por Hugo Martinez

Esta es la segunda parte del artículo titulado <<Abstinencia>>. Para leer la primera parte, haz clic aquí.

La abstinencia sexual hasta el matrimonio es el plan divino para guardar tu vida. Noten lo que dice 1ª de Tesalonicenses 4:4

<<Que cada uno aprenda a controlar su propio cuerpo de una manera santa y honrosa>>.

Lo que está diciendo aquí Pablo a los de Tesalónica es: ustedes tienen que aprender cómo tener su propio cuerpo de modo responsable delante de Dios. Hay otro pasaje bíblico que quiero citarles porque es esencial aquí; se encuentra en 1ª de Corintios 6:18

<<Huid de la fornicación. Cualquier otro pecado que el hombre cometa, está fuera del cuerpo; mas el que fornica, contra su propio cuerpo peca>>.

¿Qué quiere decir esto? Quiere decir que cuando tú participas en una relación sexual fuera de los límites de un matrimonio de amor y de pacto, tú estás pecando contra tu propio cuerpo. Alguien escribió una carta a Josh McDowell que apareció en su libro titulado <<¿Por qué esperar?>>, en esta carta ese hombre decía lo siguiente: <<Pecar en contra de tu cuerpo quiere decir que uno pierde el respeto por su cuerpo y por el cuerpo del otro con quién se acuesta. Una vez que uno pierde el respeto por su propio cuerpo, cada vez es más fácil ceder a la indulgencia (permiso para pecar) en relaciones sexuales promiscuas. Su actitud y práctica hace que este don divino se vuelva prácticamente como si fuera un apretón de manos>>.

Perder el respeto nos lleva a una noción torcida del amor y nuestra definición de amor se empieza a centrar en lo físico, uno queda atrapado en la ilusión engañosa de buscar amor en una relación sexual. Tenemos que aprender que las necesidades de seguridad, compromiso y unidad alcanzan niveles primordiales; estas necesidades no pueden ser suplidas por las necesidades de amor que da el mundo. Dios creó esas necesidades emocionales y esa es la razón por la cual una jovencita siente la necesidad de que la abrasen. De igual manera esa es la razón por la cual un joven tiene el deseo de estrechar en sus brazos a la persona que ama de una manera protectora y hacerle sentir lo mucho que la quiere.

Te preguntarás ¿De dónde salió todo eso? Sin duda, esas necesidades fueron creadas por Dios en nosotros, y fueron creadas para que sean suplidas en una relación personal. En una relación en la que hay confianza y existe la protección del compromiso mutuo, donde ambos van creciendo, no solo en su capacidad de relacionarse el uno con el otro sexualmente, sino también en sus vidas emocionales y espirituales. Siempre que se quita este aspecto del lazo matrimonial, la relación se pervierte hasta el extremo de producir problemas que le siguen por el resto de la vida.

Lo que yo quiero decirles a los jóvenes a través de este artículo es que Dios les ama y quiere lo mejor y solo lo mejor para sus vidas. Él no está diciendo que el sexo es malo o es sucio, está diciéndoles que Él lo creo para cierto tiempo y lugar en sus vidas. Si ustedes violan ese tiempo y lugar, se privarán del gozo que Dios quiere que tengan. Dios es muy bueno con nosotros. Él ha provisto el medio para darnos placer y unión total mediante el sexo, pero también nos ha dado límites dentro de los cuales disfrutar la plenitud de su don. Él nos ha dicho que esperemos hasta el matrimonio porque nos ama y quiere que tengamos vida en abundancia.

Cuando escogemos ignorar a Dios, nos abrimos por mano propia a todas las consecuencias que ya hemos mencionado. Dios se preocupa por la seguridad de sus vidas, Él no quiere que queden infectados por alguna enfermedad que los pueda marcar por el resto de sus vidas, o que les haga imposible tener hijos. Él quiere que conozcan la seguridad que acompaña a su plan divino.

No hay en lo absoluto sexo seguro fuera del matrimonio. Si alguien les dice lo contrario, les está mintiendo. Todo experto que ha estudiado este asunto sabe que los porcentajes de todas las medidas preventivas son tan bajos que causan vergüenza. NO HAY EN LO ABSOLUTO SEXO SEGURO FUERA DEL MATRIMONIO.

La facultad de medicina de la Universidad de Texas realizó un estudio minucioso de 11 casos de transmisión del VIH sida y su conclusión fue la siguiente: en lo que respecta a la transmisión del VIH sida, la única prevención real es no tener relaciones sexuales con alguien que tiene o pudiera tener sida. ¡No existe otra manera! Pruebas como estas nos confirman que no hay sexo seguro fuera de los límites del pacto matrimonial.

Por lo tanto, Un joven activo sexualmente, lo único que está haciendo es jugar a la ruleta rusa. Ya que toda persona que tengan relaciones sexuales con este joven estará exponiéndose a cada una de las otras personas con quien este individuo se haya acostado, ya que los gérmenes de cualquier infección que puedan tener, pasa a su cuerpo mediante el acto sexual.

Dios quiere protegerte de eso. Él no es un Dios cruel que está sentado allá en el cielo y que esté diciendo <<El sexo es divertido de modo que no pueden hacerlo>>. Dios no es así, Él sabe que solo hay una manera de protegerte de las enfermedades de transmisión sexual y es la abstinencia antes del matrimonio.

Like what you've read? Receive free email updates from The Voice Online: Subscribe
logowithpencil
Keep up to date with CFN The Voice. Fill out this form to receive updates directly to your inbox!
  • This field is for validation purposes and should be left unchanged.

Abstinencia

Por Hugo Martinez

¿es la abstinencia sexual la voluntad  de dios para mi  vida?

En el programa en Español de Cristo para las Naciones, cada año mi esposa y y o impartimos una clase en la cual hablamos del noviazgo, matrimonio, familia, y ministerio. Dentro de esta clase, tocamos un tema muy difícil para los jóvenes que es sin duda el de la abstinencia sexual. Ellos como creyentes quieren saber cuál es la voluntad de Dios en este tema para sus vidas, ya que hoy en día los jóvenes piensan y dicen “yo no quiero seguir ninguna religión, ni ir a ninguna iglesia en donde se piense que el sexo es sucio.”

Desafortunadamente, la industria del entretenimiento nos ha mostrado e influido en cómo debemos pensar y sentir en cuanto a este tema. Nos bombardean en nuestras casas semana a semana, con escenas de jóvenes y adultos que se meten en las camas de otros como si fueran robots sexuales. Sólo son los raros a los que se les muestra siendo castos y se les presenta todo el tiempo como demasiado tontos y feos para encontrar a una compañera o compañero.

El mensaje que están recibiendo los jóvenes y señoritas es sin duda el siguiente: ya que todos lo hacen yo debo hacerlo; si lo hago, soy parte del grupo. Lo que debemos notar aquí, es que por supuesto los hermosos jóvenes actores en esos dramas calientes nunca enfrentan las consecuencias de sus desórdenes sexuales. Nadie jamás resulta contagiado de herpes, sífilis, clamidia, o sida. A ninguno de ellos  jamás le dice un médico que no hay cura para la enfermedad que tiene, o que tendrá que soportar el dolor de la enfermedad por el resto de sus vidas. La realidad es que nos han condicionado a pensar que así deben de ser las cosas. Es normal; todos lo hacen.

D es d e luego , lo prim ero que les tenem o s que recordar es que el sexo lo hizo Dios, lo creo Dios, fue idea de Dios. Les afirmamos categóricamente que las relaciones sexuales en el contexto de un matrimonio lleno de amor y compromiso es lo más excitante y maravilloso que jamás uno pueda conocer. ¡Es lo más grandioso del mundo! Pero fuera del matrimonio, puede ser lo más devastador que ustedes pueden hacer en su vida. Puede destruir todo lo que ustedes han esperado.

Veamos lo que  las escrituras en 1ª de Tesalonicenses 4:3 nos dice:

“Porque  esta  esla  voluntad  de  Dios: susantificación; es decir, que se abstengan de tener relaciones sexuales prohibidas; que cada uno aprenda a controlar su propio cuerpo de una manera santa y honrosa, sin dejarse llevar por los malos deseos como hacen los paganos, que no conocen a Dios; y que nadie perjudique a su hermano ni se aproveche de él en este asunto. El Señor castiga todo esto, como ya les hemos dicho y advertido. Dios no nos llamó a la impureza sino a la santidad; por tanto, el que rechaza estas instrucciones no rechaza a un hombre sino a Dios.”

La respuesta de Dios en su palabra es de una manera clara y sencilla. No pueden existir malos entendidos. Ni siquiera es necesario tener que orar para recibir alguna revelación, aquí Dios ya ha dicho cuál es su voluntad. Para saber cuál es la voluntad de Dios en relación a la abstinencia, sólo hay que leer el pasaje, no hay manera de esquivarlo. La abstinencia sexual hasta el matrimonio es el plan perfecto de Dios.

Una pareja de jóvenes creyentes me comentaron “nosotros ya nos hemos entregado sexualmente uno al otro. No fue nuestra intención, pero ahora nos cuesta dejarlo y no sabemos si está mal o no porque nos amamos el uno al otro.” Mi inmediata respuesta es simple y sencilla: busquen este pasaje, léanlo, y dense cuenta de cuál es la voluntad de Dios para sus vidas. Esto lo deja claro para aquellos jóvenes creyentes que ya han tenido relaciones sexuales y que no saben si es la voluntad de Dios dejar de tenerlas.

Hebreos 13:4 lo dice de una manera que resuelve mucha  confusión  respecto de es te asunto tá n controversial “Honroso sea en todos el matrimonio, y el lecho sin mancilla; pero a los fornicarios y a los adúlteros los juzgará Dios.”

Con esta afirmación, tener relaciones sexuales está fuera de la voluntad de Dios. No se pongan a preguntarle a Dios si deberían vivir juntos o estar casados, Dios ya les ha dicho cual es su voluntad. Si ya están viviendo juntos y realmente quieren hacer la voluntad de Dios, será mejor que de inmediato dejen de vivir juntos porque haciéndolo están fuera de la voluntad de Dios. Esto no es invención mía, esto brota directamente del libro en el cual creemos.

Lo segundo que tenemos que ensenarles a los jóvenes es que: La abstinencia sexual hasta el matrimonio es el plan divino para salvar su vida.

¡No te pierd as la segund a parte de este artículo en la edición de verano de la revista The Voice!

Like what you've read? Receive free email updates from The Voice Online: Subscribe
logowithpencil
Keep up to date with CFN The Voice. Fill out this form to receive updates directly to your inbox!
  • This field is for validation purposes and should be left unchanged.

Celebración del XV aniversario de Spanish YFN

Por Hugo Martínez

Cómo se  inició Spanish YFN

Un verano caluroso de la ciudad de Dallas, Texas, conducía mi auto dentro del campus del Instituto, cuando me detuvo una gran cantidad de jóvenes, que salían del auditorio principal, después de una de las actividades de YFN en inglés. Mi esposa y yo, junto a mis dos hijos, habíamos llegado a CFNI en 1998. En ese momento, daba clases en el programa en español que ofrece el Instituto. Conmovido al ver a tantos jóvenes de todas partes de los Estados Unidos; maravillados de vivir esa experiencia con Dios durante aquella semana en el campamento de YFN, inmediatamente, el Espíritu Santo me dirigió a orar: “¡Señor, un campamento de YFN para los hispanos! No hay nada igual en Latinoamérica.” Nunca me imaginé que el Señor contestaría mi oración a las dos semanas, cuando recibí una invitación del Director Ejecutivo del Instituto, Dr. Larry Hill, quien me habló del deseo de nuestra Fundadora y del Consejo Directivo de iniciar un YFN en español. Así fue que aceptamos el reto de ser los directores del primer campamento de YFN en Español (SYFN) en 2001. El resto es historia.

Qué es  Spanish YFN

Es un campamento compuesto por diferentes actividades, con el objetivo principal de que los jóvenes y los líderes experimenten un encuentro personal con Jesús en los tiempos de alabanza, adoración, oración, conferencias y ministración personal, donde el Espíritu Santo los sane física y espiritualmente y los haga libres de las ataduras con la que muchos de ellos vienen. Durante el campamento de SYFN se entrena y capacita a los líderes y pastores de jóvenes por separado en lo que llamamos IGNITE. De igual forma, reciben conferencias y ministración sobre liderazgo juvenil, problemática actual de los jóvenes, matrimonios y perseverancia en el ministerio.

SYFN & CFNI

Cuando los jóvenes que asisten al campamento, ven cómo los estudiantes del Instituto hacen su credito de verano y sirven durante toda la semana en sus diferentes áreas ministeriales, sus vidas son tocadas y transformadas. Dios provoca en ellos el deseo de asistir al Instituto para entrenarse y capacitarse para ir a las naciones o, en todo caso; regresar a servir en sus iglesias locales. Muchos de ellos tienen su primer contacto con CFNI cuando asisten a SYFN.

Miguel Santos, 22 años, Austin, Texas

Mi primera experiencia en Spanish YFN fue en 2008 cuando tenía 13 años. Nunca había asistido a un campamento cristiano   tan   grande   en   mi   vida,   sinceramente,   me intimidó ver cuántos jóvenes de diferentes edades había allí.  La  primera  noche,  durante  la  alabanza,  recuerdo que Dios comenzó a moverse en mi corazón de manera tremenda. Con el apoyo de los consejeros, los estudiantes y los directores Hugo y Tati Martínez, ¡Dios continuó trabajando en mí y hablando a mi vida durante toda la semana! Eso me motivó a regresar los años siguientes y finalmente fue lo que me llevó a estudiar al Instituto de Cristo Para las Naciones. En este momento, estoy cursando el segundo año en CFNI.

Te invitamos a traer a tus jóvenes al próximo campamento en el 2017. No te pierdas la oportunidad de disfrutar de todo lo que cada año prepara para ti YFN en Español. Para obtener más información acerca de SYFN, visita spanishyfn.com.

 

Like what you've read? Receive free email updates from The Voice Online: Subscribe
logowithpencil
Keep up to date with CFN The Voice. Fill out this form to receive updates directly to your inbox!
  • This field is for validation purposes and should be left unchanged.

La infancia de Jesús, ¿normal o sobrenatural?

By Hugo Martínez

No existe personaje en la historia de la humanidad sobre el que se hayan escrito más libros que Jesucristo. Y es que la persona de Jesús, sus extraordinarias obras, sus enseñanzas y doctrinas han cautivado la atención, la curiosidad y la investigación de miles y miles de escritores en todo el mundo durante los últimos 20 siglos. Ciertamente, los evangelios guardan silencio en cuanto a la niñez del Mesías, hasta que aparece en el Templo de Jerusalén a los 12 años. Este desconocimiento ha dado lugar a una serie de historias apócrifas acerca de la infancia de Jesús, pero la Biblia nos menciona lo siguiente.

En Lucas 2:39-40, el evangelista nos revela que luego de que Jesús fue circuncidado, sus padres cumplieron con todos los requisitos establecidos en la Ley, y—más tarde, terminado todo— viajaron a la región de Galilea. La pregunta es: ¿Qué sucedió en la vida de Jesús durante este espacio de tiempo? Quizás es difícil conocer los detalles íntimos al respecto, pero sí podemos tener una idea general, puesto que José y María, sus padres, como judíos devotos, fueron obedientes a lo que establecía la Ley sobre la educación familiar de los hijos. Así que podemos deducir que Jesús fue educado conforme a la tradición.

Examinemos dos etapas en la niñez de Jesús. La primera de éstas es la formación pre-rabínica. Cubre los primeros años del niño durante los cuales los padres lo introducen a la palabra de Dios en el hogar, y de esta manera se prepara para integrarse a la escuela local, donde obtiene su preparación rabínica. Cabe destacar que la formación rabínica era la educación de todo judío, la cual empezaba en el hogar a una edad temprana. Existía un acuerdo entre todas las autoridades judías de que esta preparación era necesaria e importante si se deseaba un conocimiento duradero sobre la Ley en cada generación.

A través de los siglos han surgido una serie de textos apócrifos acerca de la niñez de Jesús. Pareciera que los autores de dichas fábulas jamás tomaron en cuenta las palabras del apóstol Pablo, quien les recordó a los Filipenses que el Señor se había despojado a sí mismo y adoptado forma de siervo, hecho semejante a los hombres (Filipenses 2:8). No obstante, la Biblia indica que Jesús creció en sabiduría y gracia para con Dios y los hombres.

Esta idea, expuesta en este artículo, tiene respaldo en el conocido currículum que servía para la vida de todo judío, revelado en el pasaje del Mishna. Este documento afirma lo siguiente:

El historiador judío Flavio Josefo hace referencia a los principios pedagógicos que eran enseñados en Israel: “Los judíos aprendieron las leyes de tal manera como para que se hallasen grabadas sólo en el alma.” De su lado, el autor Rabí Natán hizo otra declaración al respecto: “Si uno estudia la Torah durante su juventud, las palabras de la Torah son retenidas en su sangre y proceden con claridad de su boca.” El apóstol Pablo nos confirma la veracidad de este principio cuando le recuerda a Timoteo: “…Desde la niñez has sabido Las Sagradas Escrituras.” Por esta razón, deducimos que los padres de Jesús tenían bien en claro su responsabilidad de instruirlo, como expresa Proverbios 22:6: “Instruye al niño en su camino y aún cuando fuere viejo no se apartará de él.”

Algunas fuentes cuentan que los niños empezaban a estudiar la palabra de Dios desde la cuna, pues al parecer los padres tomaban al pie de la letra la porción de la Torah que ordena: “Y las enseñarás a vuestros hijos, hablando de ellas cuando te sientes en tu casa, cuando andes por el camino, cuando te acuestes y cuando te levantes” (Deuteronomio 11:19).

Todo esto nos puede ayudar a concluir que Jesús, así como tú y yo, fue enseñado y educado; tenía que asistir a la escuela, obedecer a sus padres y cumplir con responsabilidades, pues las Escrituras resaltan que en todo momento estuvo sujeto a sus padres (Lucas 2:51).

Así que Padres, tenemos un gran compromiso para que nuestros hijos crezcan en sabiduría divina. Es necesario enseñarles los principios de Dios en todo momento, tal como instruye la Biblia. ¡Hagamos crecer a nuestros hijos con la sabiduría de la Palabra! Y ustedes, hijos, no desprecien las enseñanzas de sus padres ni la dirección de sus madres, porque adorno de gracia serán a sus cabezas, y collares a sus cuellos (Proverbios 1:8-9).

Hugo Martínez es el Director del Programa en Español de Cristo para las Naciones, en la ciudad de Dallas, Texas, donde además se desempeña como instructor. Todo esto lo hace con una gran passion enfocada en entrenar y capacitor a esta generación a la que Dios lo ha llamado a servir.

Like what you've read? Receive free email updates from The Voice Online: Subscribe
logowithpencil
Keep up to date with CFN The Voice. Fill out this form to receive updates directly to your inbox!
  • This field is for validation purposes and should be left unchanged.

Vida

By Tati Martínez

Veintitrés años de cristiana, y ¿cómo había sido posible que no me diera cuenta del valor que Dios le ha dado a la vida? ¿Cómo era posible que no me parara a favor de ella? Una tristeza, sí, y sé que muchos están en la condición que yo me encontraba. Nunca imaginé que mi mundo cambiaría después de leer un libro que expone los efectos negativos del humanismo en la sociedad. ¿Humanismo? Ni siquiera entendía el concepto, ni la gravedad de esta corriente ideológica, hasta que su significado comenzó a retumbar en mi mente y corazón: “Sistema o modo de pensar que se centra en el razonamiento humano.”

En el huerto del Edén, Dios le dio a Adán una instrucción: “Puedes comer de todos los árboles del huerto, excepto de uno. Si lo haces, morirás” (Génesis 2:17-18). Más adelante, vemos cómo Satanás tienta a Eva. “¿Con qué Dios ha dicho: No comas de todo árbol del huerto?” cuestionó la serpiente. Dios no dijo eso, dijo que podían comer de todos a excepción de uno. Eva es manipulada con el siguiente concepto: “Eva, tú no vas a morir; si tú comes de este fruto, serás como Dios.” Aquí surge un concepto del humanismo, ser como Dios, tomar decisiones por encima de las de él.

Fue ahí donde las piezas comenzaron a tener sentido; te preguntarás: ¿qué tiene que ver esto con el tema de la vida? ¡Todo! Tratar de ser como Dios y usar nuestro propio razonamiento es peligroso.

El tema del aborto ha polarizado la opinión mundial en dos bandos: un grupo que se apoya en la enseñanza humanista de que el hombre es la medida de todas las cosas, y dice que la mujer tiene el derecho a la libre elección. Y del otro lado tenemos a los que se apoya en las invariables enseñanzas de las Sagradas Escrituras, y que acepta y enseña que sólo Dios tiene el derecho de quitar la vida.

Desde ese punto de vista humanista, todo es lícito, nada es inmoral; la vida y sus repercusiones son relativas. Hoy día no se dice que el aborto es un asesinato; es simplemente una “interrupción del embarazo.” Estas fueron algunas de las muchas cosas que abrieron mis ojos ante la horrible realidad de lo que es el aborto.

UNA TERRIBLE REALIDAD

Únicamente en los Estados Unidos ha habido casi 60 millones de abortos. En 2010, leí un artículo que decía: “Más de 1,500 clínicas de aborto han cerrado sus puertas a razón de la oración afuera de ellas.”

Fue en ese momento que me di cuenta que nosotros, la iglesia, no sólo podemos, sino que debemos hacer algo por la vida. Doy clases en la escuela de español de Cristo para las Naciones en Dallas, Texas, y como directora del ministerio de Ya Basta, hablé con los estudiantes de la importancia de involucrarnos en el tema. Habíamos ido por seis años a orar afuera de una clínica de esta ciudad; en 2015, se cerró. Pero, nuestra tarea no termina; ahora vamos a otra que práctica abortos hasta los seis meses de embarazo.

Además, anualmente participamos en la “Marcha por la Vida,” en el entendido de que definitivamente es un cumplimiento de nuestro deber como creyentes: “Libra a los que son llevados a la muerte” (Proverbios 24:11).

Es por ello que Cristo para las Naciones moviliza a cientos de estudiantes para que participen en esta marcha. Ellos han entendido que no sólo es caminar con letreros, sino también interceder y orar. Las oraciones llegan a los oídos de Dios, y habrá respuestas.

Read this article in English here.

Like what you've read? Receive free email updates from The Voice Online: Subscribe
logowithpencil
Keep up to date with CFN The Voice. Fill out this form to receive updates directly to your inbox!
  • This field is for validation purposes and should be left unchanged.